jueves, 23 de febrero de 2017

BACALAO A LA VIZCAINA





INGREDIENTES:

2 lomos grandes de bacalao o 4 trozos mas pequeños
250 g de cebolla
2 dientes de ajo
2 tomates bien maduros
3 pimientos choriceros
1 cucharada rasa de harina de trigo
1/2 litro de caldo de pescado
1/2 cucharadita de sal
aceite de oliva



PREPARACIÓN: 

  1. Lo primero es desalar el bacalao (si ya lo tienes en su punto de sal pasa al paso 3). Para hacer esto hay que tener el bacalao entre 36 y 48 horas en agua cambiando el agua cada 12 horas. El tiempo que esté en remojo dependerá del punto de sal que le quieras dar al bacalao. Si no lo has preparado nunca yo te recomiendo que lo tengas 48 horas, mejor que te quede un poco sosete a que te parezca demasiado salado. 
  2. Para desalar el bacalao ponerlo en un cacharro grande con bastante agua y con la piel hacia abajo. Haz los cambios de agua cada 12 horas.
  3. La noche antes de preparar la receta pon a remojar los pimientos choriceros. Para que te sea más fácil quitarles luego la carne es mejor cortarles el rabito y quitarle las pepitas antes de ponerlo a remojo.
  4. Para preparar la receta empezar por saca el bacalao del agua y ponerlo en un escurridor para que pierda el agua. Después coge papel de cocina y seca bien el bacalao. Por último deja los lomos de bacalao en un plato cubiertos con papel de aluminio para evitar que se sequen
  5. Pela la cebolla y córtala en trozos pequeños. Poner 10 cucharadas de aceite de oliva en una cazuela a calentar. Añade la cebolla y media cucharadita de sal y dejar a fuego medio entre 20 y 30 minutos para que quede bien pochada.
  6. Mientras tanto quitamos la carne a los pimientos choriceros. La técnica para hacer ésto consiste en coger un trozo de pimiento y poner la parte de la piel tocando una tabla de cortar (o la encimera) y con el filo que no corta del cuchillo arrastrar a lo largo la carne del pimiento.
  7. Poner a  calentar el caldo de pescado
  8. Quítale las semillas a los tomates y si quieres quítales también la piel. Luego córtalos en trozos muy pequeños y reserva.
  9. Cuando la cebolla esté lista añade la pulpa de pimiento y rehoga durante 1 minuto. Luego añade el tomate y sofreir  durante un 5 minutos. A continuación añade la harina y remover  bien durante medio minuto (para que se cocine un poco la harina y pierda el sabor a crudo).
  10. Es el momento de añadir el caldo de pescado caliente. Deja a fuego medio hasta que se reduzca a un tercio de su volumen. Debe de quedar más bien espeso.
  11. Mientras tanto podemos preparar el bacalao confitado en aceite de oliva. Coge un cacharro no muy grande para evitar gastar demasiado aceite  y añadir  suficiente aceite como para que el bacalao quede completamente cubierto (unos 3 o 4 dedos de aceite de oliva). Luego añade los dos dientes de ajo pelados y ligeramente machadados y poner a calentar a fuego lento para que se aromatice el aceite. Cuando el aceite esté a 60º centígrados (usa el termómetro) añade los lomos de bacalao y deja durante 15 minutos. Luego sácalos y ve agregando a la salsa que terminaremos en el siguiente paso.
  12. Mientras se hace el bacalao terminamos de preparar la salsa. Pasarla por un chino  (si no tienes usa una batidora aunque no quedará igual) y deja bien fina la salsa 
  13. Poner la salsa vizcaína a calentar en una cazuela y prueba de sal. Luego ve añadiendo los lomos de bacalao conforme se van sacando del aceite y tras dejar escurrir un poco el aceite que hayan cogido
  14. . Y listo, sirve bien caliente y buen provecho!!!


domingo, 19 de febrero de 2017

PAN DE MOLDE DE IBAN YARZA


ESTE PAN DE COSTRA CRUJIENTE Y MIGA SUAVE LLENARÁ DE AROMAS Y SABORES TU CASA Y TU PALADAR






INGREDIENTES:

Masa Madre:
-300 gramos de harina de fuerza
-2 gr de levadura fresca prensada
-180 gr de agua

Resto de masa:
-Masa madre
-525 gr de harina de fuerza
-265 gr de agua caliente ( unos 40 º)
-20 gr de levadura fresca prensada
-14 gr de sal


PREPARACIÓN:


Deberemos empezar por preparar la masa madre al menos con 24 horas de antelación  a la preparación del pan. La masa madre es una masa sencilla, hecha con harina, agua y levadura que se hace un día antes de elaborar el pan. Se usa para que el pan tenga un sabor, aroma y textura perfecta. Para hacerla simplemente tendremos que mezclar con las manos en un bol de cristal  todos los ingredientes, la harina de fuerza, la levadura y el agua . 
Cuando esten los ingredientes mas o menos mezclados y ya no quede harina en el bol, pasaremos la mezcla a la encimera donde amasaremos 2 o 3 minutos, lo justo para que se integren bien todos los ingredientes y se forme una bola. Volveremos a colocar la bola en el bol y lo taparemos con film transparente.  y lo meteremos en la nevera 24 horas. 

Alli la masa madre ira fermentándose poco a poco, pero nuestro pan ganará en sabor. Antes de utilizarlo deberá pasar un mínimo de 24 horas, pero si hacemos nuestro pan 48 horas después este ganará odavía más en aroma y calidad .


Una vez pasado el tiempo necesario, podemos empezar a hacer nuestro pan. Simplemente empezaremos por sacar de la nevera nuestra masa madre una media hora antes de utilizarla para que se temple y la colocaremos troceada en un bol donde iremos añadiendo el resto de ingredientes, la harina, el agua caliente (muy importante ) para corregir la temperatura de nuestra masa, la levadura de la que también es importante que pongamos exactamente la cantidad de la receta (20 gr) sin sobrepasarnos de esta  y  por último  la sal . 
Empezamos a amasar con las manos, poco a poco. Al principio nos costará un poco porque esta masa tiene muy poca agua, pero seguiremos amasando poco a poco. Primero dentro del bol y después sobre la encimera . 
Os dejo abajo un video explicativo de como se tienen que amasar las masas bajas de hidratación. Seguir esa técnica porque es la perfecta para esta masa. Amasaremos de la forma indicada durante unos 10 minutos hasta conseguir una bola lisa y uniforme. Después lo taparemos para que se no se forme costra y la dejaremos reposar 10 minutos para que se relaje la masa.





Pasado ese tiempo dividimos la masa en dos partes y cada una de estas en otras dos. De esta cantidad de masa nos saldrán dos panes. Ya que encendemos el horno y nos ponemos a amasar yo soy partidaria de aprovechar para hacer dos panes que después se pueden congelar y aguantarán perfectamente hasta que queráis usarlos. Bolearemos de nuevo las masas para que queden bien redonditas ( nos saldrán 4 partes de unos 315 gr cada una). Preparamos dos moldes de unos 20 cm de largo y 10 cm de ancho, engrasados y enharinados y colocamos dentro de cada uno de ellos dos bolas de masa. Tapamos los moldes con un trapo y dejamos que leven durante una hora y diez minutos. Es importante el tiempo porque este pan es de un levado muy rápido y es interesante no dejarlo demasiado tiempo porque la calidad de la miga sufriría. 

Un poco antes de que termine el tiempo de levado  ( la hora y media ) encenderemos el horno a 220º C con calor arriba y abajo. Transcurrida la hora y caliente el horno quitaremos los trapos de los moldes y comprobaremos que las masas ha  aumentado su volumen. Para saber si el levado se ha hecho correctamente presionaremos suavemente la masa con el dedo y si vuelve rápidamente a su estado original significa que está lista. Si queda hundida, deberemos dejar un ratito más la masa reposando. 

Metermos los moldes en el horno para cocerlos durante 25 minutos. Cuando estén listos, los sacamos del horno y los dejamos enfriar totalmente sobre una rejilla. Después ya solo nos queda cortarlo en rebanadas y disfrutarlo . Su miga es jugosa, tierna y huele de maravilla. 

miércoles, 15 de febrero de 2017

TABULE (O ENSALADA LIBANESA DE CUSCUS)








INGREDIENTES:

-Cuscus
-Agua a caldo de verduras
-Pimiento rojo
-Pimiento verde
-Pepino
-Albahaca
-Menta o hierbabuena
-Tomate seco en aceite
-Uvas pasas
- el zumo de medio limón


PREPARACIÓN

Para hacer el cuscus necesitamos la misma cantidad de agua que de cuscus. Simplemente tendremos que calentar el agua o caldo de verduras, hasta que rompa a hervir. En ese momento retiramos del fuego y añadimos la sémola de trigo (o cuscus) y un poquito de sal al gusto.
Tapamos y dejamos reposar unos cinco minutos. En ese tiempo el cuscus se rehidratará y estará cocinado.

Una vez hecho, añadimos al cuscus unos trocitos de mantequilla o un chorrito de aceite y lo removemos para soltar los granos . Colocamos en un bol

Es el momento de cortar finamente las verduras para añadirlas a nuestra ensalada. Cortaremos muy pequeño el pimiento verde, el pimiento rojo, un poco de pepino , un poco de albahaca (no excesivamente porque tiene un gusto muy fuerte y se notaría en exceso), menta o hiervabuena,  los tomates desecados y finalmente las uvas pasas.

Para terminar solo nos hará falta aliñar nuestra ensalada: un buen chorrito de aceite, sal y zumo de limón al gusto.

Solo nos quedará dejar la ensalada en la nevera unos minutos para que se mezclen los sabores. Esta es una receta sana y muy refrescante. Probarla, espero que os guste. 



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...